viernes, 29 de enero de 2016

EL DUENDE DEL SIGLO XXI

Las 6:00 de la mañana y mi cabeza no consigue encontrar la tranquilidad suficiente para permitirme dormir. Observo el techo de mi habitación como si fuera una pantalla de cine donde van surgiendo imágenes que surcan de un lado a otro, desde la ventana a la puerta, recuerdos de cuando era un pequeño duende hundido en la oquedad de un tronco, en mi lecho formado por pequeñas hojas, sintiendo los rayos de sol en el rostro, observando como los árboles agitan sus ramas a modo de sonajero, recuerdos.

Vienen a mí las mañanas con el abuelo duende que nos llevaba a los canchos, lisos por el agua del arroyo, donde resbalábamos como en un tobogán. Mas tarde, nuestros padres se encargaban de calentarnos antes de que pusiéramos la ropa a secar frente la hoguera. Las travesuras que constan en nuestro haber, como cuando teñimos el ganso de Claus o les quitábamos las púas a los erizos para clavarlas, con puntería, en el culo de los Trols, y los gnomos que apenas tocabas las palmas ya estaban sacando la botella para acompañar.

Recuerdo a Irene, ocultos bajo la taza del gigante Juan la cual nos salvo de ser su cena esa noche, descubriendo como la piel podía erizarse de mil maneras distintas. A Dafne y Apolo y como poco a poco, nos alejamos del bosque, madurando, convirtiéndonos en mayor.

Hoy día, los duendes no saltan por los árboles. Cambiamos nuestras setas por adosados en barrios residenciales con lujosas hipotecas. Deambulamos por el mundo con nuestro traje negro conjuntado con un maletín de piel, zapatos lustrosos que resuenan en el eco de la estación, con el móvil en la oreja, mientras corremos intentando evitar que el metro no nos deje en el andén. Gritamos a la mínima, perdemos la paciencia, compramos tiempo y se nos cae la piel.

Quizás sea momento de parar, de detenernos, tomar distancia y empezar a vivir, a saborear ese cigarro en el silencio de las 2 de la mañana, a sonreir y provocar que esa otra persona nos devuelva una sonrisa, a disfrutar de tu pequeño sentados en el sofá o rebolcados por el suelo, conseguir que tu pareja grite de placer, mas alto que la última vez si puedes, y que los vecinos, muertos de envidia, os imiten, y tal vez el mundo se mueva lo suficiente para darnos otro día mas, y tras ese amanecer, al igual que Bastian cuando dio nombre a su emperatriz, a partir de un grano de arena, empecemos a creer.

“Oye Ale, después de leer esto, quizás el abuelo no estaba tan ido como creíamos cuando nos ofrecía la paga en chivatos de marihuana”

jueves, 31 de diciembre de 2015

viernes, 4 de diciembre de 2015

ADIOS, AMIGO MIO

Hará eso de 3 meses cuando Pipo llamó a la puerta de casa buscando acogida y alegrando de un plumazo los corazones de todos los que allí vivimos.

Pipo es de esos seres que desde por la mañana te sacan una sonrisa, que tienen un aroma característico que se hace notar, imposible que pasara desapercibido. Se dejaba querer y todos, absolutamente todos los días, nos alimentó el alma.

Pero una extraña y maldita enfermedad fue abriéndose paso en su frágil cuerpo. Pipo, inexplicablemente, se iba haciendo cada vez mas pequeñito, perdiendo masa muscular a medida que avanzaban los días hasta quedarse, incluso y literalmente, en los huesos.
Ayer nos dejó, y aunque ya no amenices mis mañanas, aunque tu olor ya no denote tu presencia, aunque solo haya quedado de ti una excéntrica camiseta colgada de una pieza de madera, te llevaré mucho tiempo conmigo.

Podía haber puesto cualquier foto, pero he preferido poner una de tus buenos tiempos.
Descanse en paz.


jueves, 5 de noviembre de 2015

DE PREMIOS Y SECRETOS: AQUELLONOERAYO

La autentica filosofía de Aquellonoerayo se explica perfectamente en el álbum PEDRÁ de Extremoduro.

Aquellonoerayo nació un domingo por la mañana, hará cerca de quince años ya, sino mas, en la que acto seguido de conseguir despegar los ojos, empezaron a ocurrir cosas que a día de hoy siguen antojándose inexplicables, y que a continuación relato.

Tras despertar, la primera sorpresa fue al verme en calzoncillos y con zapatos puestos, unos zapatos negros de ante que se llevaban por aquel entonces. Perplejo empecé a divagar, o mas bien intentar recordar, como se había producido tal hecho; me quité los pantalones, luego me puse los zapatos, me dormí y me levante a media noche o mañana para ir al baño y luego me deje los zapatos al volver a la cama, alguna chica me hizo girones el pantalón... tras descubrir que no era un hecho tan relevante en mi condición de seguir vivo salvo lo sorpresivo del asunto, y ver que la tercera hipótesis era ridícula, decidí dejar el tema y levantarme, procediendo a deambular por el pasillo con una bata de cuadros. Llegué a la cocina, abrí la nevera en busca de algún zumo de naranja reconstituyente, bebí directamente del tetra brick y procedí a entrar en el salón donde estaban los restos de mis compañeros de piso.

...unnnnmmmbzz días, y rebuscando en alguna cajetilla encontré un cigarro y me lo encendí.
-Que paaaaaasa? de que os reiiiiiisssss? (lease con deje típico del sur acentuado con resaca)
-De que nos vamos a reír, de la que organizaste anoche.
-yoooooooo? pue que hiiiiice.
- jajaja que hizo.


En la siguiente hora me fueron relatando como en mitad de la noche un individuo se creyó funambulista e hizo equilibrios sobre un elemento arquitectónico de un paseo cualquiera con los pantalones bajados hasta los tobillos. De como, este individuo, al ver pasar a una individua en cuestión, se cuadró dignamente intentando mantener el tipo, sin darse cuenta de que todavía estaba en calzoncillos. De como se juntó con otro ser para proceder a cantar El gallo Eduardo Montenegro, sin articular otra estrofa distinta al la la la. De como ese ser al ser preguntado por un tema en cuestión manifestó la siguiente frase: "en mi opinióooooonn aaaaggggggggghhhh" y procedió a vomitar. De como propagó deliberadamente su peculiar filosofía a todo ser viviente que se cruzaba por la calle. De como dijo "Ande tire" al taxista que le prohibió subir al coche con la copa en la mano. Y de como sus compañeros le tuvieron que meter en la cama, quitarle la ropa como pudieron salvo los zapatos por petición exclusiva del propietario de los mismos.

A día de hoy, este individuo sigue sin reconocer estos hechos. Sin embargo, muchas han sido las ocasiones en las que me he cruzado con alguien, y que ese alguien me manda recuerdos de un tercero al que no logro recordar, y al intentar recabar mas información, procede la siguiente frase "me dijo que te conoció tal noche de fiesta"


martes, 13 de octubre de 2015

PREMIOS Y SECRETOS



Gracias a LOBEZNA por este premio y por haber pensado en mi y en este rincón. 
Y como hizimos la ultima vez, para agradeceros vuestra fidelidad, os invito a desvelar algún secreto que alimente vuestra curiosidad y que la de por satisfecha, para que me podáis conocer un poco mejor.

Así que, si queréis conocer algo más de esta humilde persona, podéis dejar vuestra petición en los comentarios o en el mail proyectopajarraca@gmail.com

Besos y abrazos para todos.

jueves, 17 de septiembre de 2015

JAMAL

A Jamal le puedes encontrar todos los días en la puerta del AhorraMas saludando a todo el mundo que pasa. Como vivo prácticamente al lado, nunca voy a comprar en coche, y admito que no había cruzado mas palabras con él que un buenas tardes.
Le conocí un día que fui a comprar con mi hija y al salir me vió apurado para llevar las bolsas y coger a mi niña, por lo que se ofreció a llevarme la compra hasta casa a cambio de unas monedas que me habían dado de vuelta. Me contó que el había salido de su país huyendo de la guerra, llegó hasta las costas de Senegal donde se ocultó en un barco hasta llegar a España. También tiene mujer e hijos de los que poco sabe, pánico al agua porque no sabe nadar,  y esperaba que algún país africano gane alguna vez un mundial.

No he visto a los medios de comunicación hacer campaña por Jamal, tampoco crear cuentas bancarias ni a miles de personas ofreciéndole su casa para vivir, pero si he visto la diferencia entre un inmigrante y un refugiado. No me entendáis mal, me alegro mucho por ese hombre que gracias a esa zancadilla va a reconstruir su vida, porque nadie se merece sufrir lo que están sufriendo esa gente y si las mismas oportunidades para vivir libre, con dignidad y la cabeza alta. Él ha tenido su golpe de suerte, sólo espero que Jamal también lo tenga.

Otra cosa, la periodista húngara, momentos antes pego a una niña que iba corriendo y a la que nadie le  ha importado, ni sabe nada.
Y por último, en un país de 6 millones de parados, con tanto licenciado sirviendo hamburguesas en el Mc. Donals y dando gracias, ¿me vas a decir que no hay uno solo de I.N.E.F. que pudiera haber cubierto ese puesto? Quizás el instituto de empleo tendría que hacérselo mirar.

Ahí lo dejo.


viernes, 11 de septiembre de 2015

LO QUE TENEMOS EN COMÚN NOAH Y YO

El otro día vi de nuevo El diario de Noah. No se en total cuantas veces habré visto esta película, entre cinco y seis, sin embargo, hasta esta última vez no me había percatado de un suceso que nos ocurrió a los dos.
Me di cuenta de que la escena en que él le dice a ella; -No se trata de lo que quieren tus padres, ni de lo que quiere él, ni siquiera de lo que quiero yo. Se trata de lo que quieres tú. QUÉ QUIERES TÚ?
Esa misma escena, esa misma pregunta la hice yo hace 15 años.



Ella eligió al concejal.