miércoles, 31 de octubre de 2012

AHÍ ESTAS TÚ

-Has ido hoy a clase de civil?- Es lo único que Javi necesito decir para que Alejandra se quedara boquiabierta mientras se perdía en sus ojos oscuros y su media melena despeinada.

-Perdona, no quería molestarte-
-No, tranquilo, es que me has sorprendido, nada mas-

Javier vivía en las afueras de Madrid, conducía un Golf  todos los días para ir a la universidad donde cursaba derecho. Alejandra, madrugadora y ejemplar, hacía la misma distancia en tren, esperaba en la puerta a ver pasar su coche, y juntos se escapaban por los pasillos de la facultad.
Pasaban el día perdidos en las tripas de esa ciudad, a veces corriendo por los túneles del metro, resonando sus ecos por las escaleras, otras saboreando cada segundo despacio. Las estatuas los miraban con envidia, y ellos se reían en sus caras, viviendo cada segundo ese algo que les pertenecía, ese algo que era suyo.
-Un día te llevaré lejos.

Salió temprano esa mañana, a hurtadillas, apoyando ligeramente la punta del pie para no emitir ningún sonido, la mochila escondida en el zapatero, y la cara somnolienta.
El frío se apodero de ella nada mas cruzar la puerta. La ciudad aún dormía, y el silencio se sentía en el alba.
Dobló la esquina y allí la estaba esperando. Apoyado en el coche, apurando un cigarro. No pudo reprimir una sonrisa al verla. -Eres lo mejor que me ha pasado-

Se fueron lejos, muy lejos, hacia el norte. Se perdieron en la nieve de las montañas. Se calentaron al abrigo de un refugio, al arrullo de una chimenea que fue testigo esa noche de sus cuerpos desnudos, de su pasión, de algo tan intenso que el mismo mundo parecía resquebrajarse.

Pero llegó el lunes, y con él, el invierno. Fue cruzar la puerta y una bofetada atravesó su cara dejándola enrojecida. Su padre no entendió que su niña había dejado de serlo, y no estaba dispuesto a echar por tierra  el futuro que la había preparado. Él, que tanto había trabajado para darle unos estudios, que sabía lo que era sentir diciembre en mitad de la nada, cómo podía consentir que ella tirara su porvenir por la borda, por ese muchacho, por ese capricho. No.

Ella hizo de niña obediente e hija ejemplar. Los teléfonos fueron enmudeciendo, las estatuas envejecieron, los ecos dejaron de resonar, y la distancia fue aumentando hasta que sólo quedo silencio. Amargo y espeso silencio.


Hoy me he sorprendido pensando en tí. Hacía tiempo que no me pasaba, aunque reconozco que lo hago a menudo, mas de lo que debiera, mas de lo que necesito. Supongo que algo tan intenso deja marca. Es cierto eso que dicen que nunca se olvida del todo, siempre queda algo, la nostalgia, el recuerdo, no lo se.
Este tren me devuelve cada día a una rutina que me entretiene, que me da para vivir cómodamente  perdido en su anonimato, observando mil historias que comienzan a esta hora de la mañana, absorto en los paisajes que me ofrece Madrid a través de su ventana. Adormilado, esperando la próxima estación.

-Perdona- Me arrebata un niño del pensamiento al que estaba sumido.

-Mi mama dice que te llamas como yo-

Una exhalación se apodera de mi. Alzo la vista y...


lunes, 29 de octubre de 2012

DE TOREROS, NIÑOS

Este fin de semana, he visto una noticia en la que en una localidad, no recuerdo muy bien donde, habían recreado una corrida de toros con carretones para los niños que tenían que ir disfrazados con sus monteras, muletas, estoques, etc.

No estaba prestando mucha atención hasta que la periodista le preguntó a un niño que qué quería ser de mayor, y el, con su cara de no haber roto nunca un plato, respondió:

"Yo de torero, quiero ser mayor"

Después de escuchar esto, yo, de torero, quiero ser este niño.

viernes, 26 de octubre de 2012

Y DE REPENTE SONO UN BANG (II)

Y todos sus miedos salieron despedidos en forma de cristales, clavandose por las paredes de la habitación.

Una fuerte exhalación rugió desde las entrañas de la ciudad, sus ojos se volvieron enormes al instante y la respiración violenta y entrecortada la hizo ver que todavía estaba viva.

Mientras tanto alguien apagaba su puro en el cenicero que había sobre su mesa de hotel. Apartando las cortinas y mirando a la penumbra masculló:

-Maldita pajarraca, no hay quien acabe contigo-

lunes, 22 de octubre de 2012

CARICATURA

Este fin de semana han sido las fiestas en mi ciudad. Hubo una feria de artesania, y en un rincón había un pintor haciendo caricaturas. Siempre he querido que me hicieran una pero nunca me he atrevido. Esta vez, me arme de valor y ahí me senté. Juzgad vosotros mismos los resultados.



Aunque nunca me hayais visto, yo creo que ha sabido acentuar perfectamente mis rasgos.

lunes, 15 de octubre de 2012

NOSOTR@S PARIMOS, ¿NOSOTR@S DECIDIMOS?




Este fin de semana he  escuchado esta noticia en el telediario:

La noticia trata sobre una mujer que fue secuestrada y violada, y como
consecuencia de ello se quedó embarazada. Decidió recurrir al aborto
ya que las leyes nacionales así lo permiten en estos casos, sin
embargo, una vez en quirófano, este no se le practicó ya que un grupo
de personas que se manifestaban en contra consiguieron pararlo.

No quiero ni pretendo entrar en un debate sobre aborto si o aborto no,
pero sí intento que alguien me explique por qué, o con qué derecho
unas personas niegan a otras el derecho a elegir libremente que hacer
o que no hacer. Me parece que esta mujer ya ha sufrido suficiente como
para que le nieguen interrumpir el embarazo de un niño que no desea.

En nuestro país también se esta revisando la actual ley para prohibir
el aborto en caso de malformación.

revisión de la ley en España

Hay parejas que económicamente no se pueden hacer cargo de la
situación de dependencia que ello conlleva, otras que no pueden
soportarlo psicológicamente, y otras que simplemente, desean evitarlo
ya que actualmente pueden hacerlo. Por supuesto, también hay personas
que piensan que un ser humano lo es desde su fecundación, y defienden
su derecho a vivir. En cualquier caso, no creo que sea una decisión facil de tomar.

Repito que no quiero iniciar ningún debate, solamente una reflexión.
Si nadie le quita a una persona su derecho a concebir un hijo, aunque
este venga con alguna malformación, ya que hoy por hoy es una decisión
propia, con que derecho esa otra persona le niega a la primera que
interrumpa su embarazo. No sería mejor que hubiera leyes que nos
dieran derechos y que seamos nosotros los que elijamos libremente?

Ahí lo dejo.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Otoño-Invierno (para ellas pero sobre todo para ellos)




Ayer fui de tiendas, esta vez intencionadamente, para comprobar que ya está aquí la nueva temporada otoño-invierno. Las conclusiones a las que llegué tras repasarme los diferentes grupos empresariales, son las siguientes:

Para ellas: 
Este año predominan sobre todo los colores mostaza y granate, estampados sesenteros con pedrerías ochenteras, una mezcla un poco rara, una yeye modernizada. 

El pantalón pitillo sobre todo, las faldas triangulares como las de nuestras madres y cortas, por encima de la rodilla. Camisetas amplias, sueltas y cortas, y vestidos hippies ceñidos a la cintura. No existe el frío este año.

En abrigos siguen los restos de leopardo del año pasado y pieles.

De lencería, por mucho que cambie la moda, yo soy y seré siempre de encajes. Negro y blanco sobre todo, transparencia y push up. No las he visto pero existen braguitas con liguero incorporado, que cosas madre.

Lo siento, en sección zapatos no me defiendo, todos me parecen iguales aunque hoy haya leido a la rizos que me ha dado una lección sobre el tema.

Para ellos:
Pantalón pitillo en todos los colores que puedas imaginarte y a cual peor. Camisas con un toque brillante metálico, jerseys de lana lisos, y sudaderas de rayas como siempre.

En ropa interior también hay push up que realzan el tema dejando a tu pareja ojiplática perdida.

Para ellas que esperan un ello:
Poco la verdad y bastante horrible todo. 

Bebés:
Me encantó un pijama de superman y otro de tigre de winny the pooh a pesar de que odio esos dibujos. Cuando mi hija tenga edad de tener agujetas, me las hará pagar todas juntas.

Ya tenéis una breve información de lo que os podéis encontrar, y si os leéis esto un poco detenidamente y se lo soltáis a vuestra chica, aunque no esté de acuerdo, la vais a dejar muda. Luego si queréis rematar la faena en el probador, leer el post del otro día, ahora eso ya...

domingo, 7 de octubre de 2012

El Probador


Íbamos a hacer la compra semanal y ya vamos por la tercera tienda de ropa. Te sigo absorto entre galerías de perchas, pasillos con miles de prendas de diferente colores, sin prestar atención, mirando alrededor, observando a las personas que deambulan al igual que nosotros, desperchando, volviendo a perchar, una y otra vez, todo me parece igual.

Presto atención a la gente, observo como los hombres nos comportamos de la misma forma, arrastrándonos detrás de nuestra pareja, asintiendo a la conversación o sujetando el bolso como aquel grupo que se arremolina en la entrada del probador, sin prestar atención ninguna, sólo esperando.
De repente un pensamiento cruza mi cabeza, me niego a convertirme en un sujetabolsos, en un ente aburrido que pierde su tiempo a la espera de sacar la tarjeta para irse de una santa vez. No, no seré uno mas, me niego a unirme al club.

Se desliza hacia en probador. Aprovecho para dar una vuelta y ver que me encuentro. Empiezo a imaginarla, ella estaría sorprendente con esta camiseta. Siempre me han parecido muy sensuales sus hombros, el azul la favorece muchísimo, estoy seguro que la sentaría perfecta. Acto seguido buscó una falda para combinar, mmm casi nunca usa minifaldas, es una pena con las piernas tan bonitas que tiene, quizás sea hora de que eso cambie. Me decido por una minifalda blanca, la tela vaquera simula unas arrugas, coloco las dos prendas juntas y la veo con ellas puestas. Mas de un hombre se daría la vuelta para observarla.

Me dirijo al probador. -Cariño, pruébate esto, creo que te quedaría muy bien. Una mano aparece entre la cortina que se arremolina, cogiendo la ropa que he escogido.

Pasado unos minutos observo el resultado, a un aviso suyo me cuelo dentro del probador. La observo frente al espejo, está preciosa, la queda realmente bien.

-No crees que la falda es muy corta? las palabras cruzan mis oídos sin recalar en mi cabeza, estoy absorto por la imagen que me devuelve el espejo. Me acerco a ella posando mis manos en su cintura, inspirando el olor que desprende. Observo como la camiseta cae despreocupada por su pecho y no puedo remediar posar mis labios en su cuello. -Estas preciosa- susurro mientras mis manos empiezan a reconocer su cuerpo. Me responde con una sonrisa mientras cierra los ojos cediendo a mis caricias, girando el cuello, entregándomelo  No puedo evitar morderlo, la sangre me empieza a hervir y en un movimiento rápido consigo darla la vuelta, tenerla frente a mis ojos. A un lado el espejo, al otro mi cuerpo completamente excitado. Mi cadera aprisionando la suya, mi lengua buscando urgentemente la suya, mis manos memorizando de nuevo ese cuerpo que me encanta, que me enciende. Empiezo a deslizarme por el mientras sus manos se pierden en mi pelo. Llego a tu cintura, la beso sensualmente dejando un rastro húmedo de un lado a otro. Desabrocho el botón que ciñe la falda a tu cadera, y acto seguido se rinde a tus pies, mientras me situo frente a tu ropa interior respirándote, sintiéndote, excitándome. Mis dedos deslizan la tela por tus muslos y mi lengua se pierde en tu sexo, mientras mis ojos se cruza con los tuyos.

-Cariño, esta falda está hecha para tí, pero ahora está mejor en el suelo.

miércoles, 3 de octubre de 2012

La Primera Regla del Club de la Lucha

La primera regla es que no soy eterno, esto no es eterno, desapareceré y probablemente así lo prefieras.

Hasta entonces, disfrutémoslo. Es una suerte haber coincidido en esta parte del mundo, divirtámonos y aprovechemos este algo, este lo que sea.

Pero si un día la distancia o la rutina nos mata, no me hagas señas, no soy hábil en ese campo, tan sólo dímelo, prometo hacerme un Wesley y decir simplemente: "Como deseéis".

lunes, 1 de octubre de 2012

Y de repente...sonó un Bang


Y su cuerpo cayó desplomado sobre el suelo torpemente adoquinado. Su sangre brotó como murciélagos arremolinados devorando a su presa, sus ojos inertes giraron a modo de despedida, y su cuerpo se deshizo como un reloj de arena marcando los minutos.

En el reloj de la torre dieron las 7. La ciudad se puso en movimiento pero a nadie pareció importarle. El suelo todavía mojado por los servicios de limpieza  resbalaba asustando a los transeúntes. El humo empezó a emanar de las fábricas, el ruido comenzó a hacerse visible, el olor a despertar, la vida a fluir entre sus calles.

Dos jóvenes se acercaron a ella para desvalijarla, empezando a correr tras conseguir su objetivo. Poco le quedaba ya, la dignidad intacta y su cuerpo desnudo y frío evaporándose a cada paso del tiempo. Tan solo un hombre se percató de su muerte. Arrodillándose, su cara emitió una mueca de tristeza y desesperanza.    – No era sitio para ti, muchacha, mucho aguantaste-, y cerrando sus ojos con un gesto de la mano, apenas un silbido de voz se escapó de sus labios. –Descansa, todo a terminado-.
-No- pronunció otro transeúnte gabardinado mientras se descubría la cabeza. –No, esto no ha hecho más que empezar-