martes, 29 de enero de 2013

EL ARTISTA DEL HAMBRE





- Pues por lo visto, el problema que tiene es ese, que no le gusta dormir, le cuesta mucho relajarse cuando se acuesta y tarda en conciliar el sueño por lo que siempre se siente cansado, y con el paso del tiempo se ha acentuado hasta que le ha derivado en un trastorno del sueño.

- Claro, claro

- Es el mismo caso que el del artista del hambre. Hago mi intromisión no solicitada dentro de la conversación que tienen las dos chicas, tan elegantemente vestidas que contrastan enormemente con mi atuendo. Pelo largo, delgadas, tacones y vaso con algún tipo de bebida mezclada con cocacola, que se giran al instante analizándome de los pies a la cabeza.

- Cómo?

- Si, es el caso del artista del hambre.

- Y cual es ese caso?, bueno, parece que la curiosidad salva mi triunfal entrada.

- Antiguamente, en los circos existía una atracción que consistía en ver como un hombre se deterioraba físicamente hasta el punto de desfallecer por la falta de comida. Desde que se instalaba la carpa hasta que se iban, este hombre no probaba bocado, satisfaciendo la curiosidad de los que se arremolinaban a su alrededor para ver como su cuerpo se volvía mas decrépito cada día. Sólo se alimentaba de agua y alguna hierba que podía recoger del sitio donde estaba, no aceptaba nada mas, y tampoco podía escapar pues la jaula que le servía de estancia se lo impedía.

Una vez, cuando el circo recogía para partir en busca de un nuevo emplazamiento, un inspector se acercó a este hombre y le preguntó que por qué razón castigaba su cuerpo de tal manera, que si no era consciente de los problemas que podría acarrearle a su salud estar tanto tiempo alimentándose de hierbas y agua, a lo que el hombre contestó: -soy consciente, pero nunca encontré nada que me gustara comer.

No se, creo que es una lógica completamente aplastante.


- Ya, ya, mmmmm, esto… creo que voy a rellenarme la copa, vienes?

Y desaparecieron entre la multitud mientras una voz en mi espalda me sacó del letargo:

- No se trata de una lógica tan aplastante como crees, es mas bien una lógica…- 

... Y no escuché nada mas, porque supe en ese momento que, de alguna manera, tú ibas a formar parte de mi vida. 

7 comentarios:

  1. Cuando parece que alguien te entiende, digas tú lo que digas, no se te ocurra dejar escapar a ese alguien.
    jejejjeej


    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, aunque de vez en cuando tengo que hacer algo para que se acuerde de que existo y lograr que no se escape.

      Unos cuantos mas!

      Eliminar
  2. Normal. A mí me aconsejaron entrar a ligar preguntando a la víctima si la adaptación cinematográfica de El señor de los anillos le parecía suficientemente fiel al libro. La mayoría me miraría con desprecio y se giraría, sin más. Pero, ¡ay!, la que contestase...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y contestó? A mi desde luego me vienen con esas, y no se si me tendrían ganado, pero la chapa que iba a soltar sobre lo cansino que es Gandalf y como me metí ese tocho entre pecho y espalda para que luego la lucha final sea de apenas un par de páginas... vete pidiendo copas que tenemos para largo.

      Eliminar
  3. A veces hace falta muy poco para saber que una persona va a estar en tu vida para siempre. Simplemente se sabe. Ocurre pocas veces, pero cuando ocurre, es algo muy especial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, apenas unos segundos, lo que tarda en venir a la cabeza alguna canción que has escuchado esa tarde.

    ResponderEliminar
  5. Do you drink Pepsi or Coke?
    ANSWER THE POLL and you could win a prepaid VISA gift card!

    ResponderEliminar