lunes, 7 de enero de 2013

LA TEORÍA DEL HOMBRE GUSANO

Todos los años aprovechamos las navidades para juntarnos los amigos y celebrar una cena en la que nos ponernos al día de nuestras vidas, de las historias de cada uno, nos echamos unas risas y pasamos un buen rato, evitando así perder el contacto. Este año no fue diferente y acabamos con el mismo menú: magro, orejas, tortilla de patatas, croquetas, pimientos de padrón, una sepia para desengrasar, limón helado, café, chupito de limoncello, y por favor me trae la cuenta?

Para aligerar un poco el estómago, después de la cena nos fuimos a un bar de copas, por eso de que un gin tonic te ayuda con la digestión. Entramos apartando un pesado telón. El sitio era oscuro, barra al fondo,  y semi vacío, tan sólo un grupo de chicas que había tomado la misma decisión que nosotros tras cenar.

Como Dios me dotó de dos pies izquierdos, no soy ducho en el arte de mover el cuerpo al ritmo de una música pachanguera, aunque para compensar, mi altura es idónea para apoyar el codo en la barra, y siendo yo un simple mortal no voy a contradecir los designios de un ser supremo posiblemente japones, pero esto ya es otra historia. El caso que tras convencer a la camarera de que por mucho que con esa ginebra se echen fresas, moras y demás frutos arbustivos, y que ellos la preparen así, yo la prefiero con una simple cascara de naranja cuyo aroma me recuerda al paseo por el que cruzaba hace ya algunos años, y tónica schweppes, un amigo mio reclamó mi atención pidiéndome que me acercara al grupo de chicas para romper el hielo. Puesto que yo estoy totalmente desentrenado, le comenté que si quería conocer a alguna en particular, iba a sacar mas beneficio acercándose él directamente. Negando con la cabeza pasó a exponerme la teoría del hombre gusano.


Según esta teoría, se necesita a un hombre casado o emparejado al que se le llama gusano y que será usado de cebo. Debido a su situación o estado civil, su única intención es la de conocer, hablar, y pasar un buen rato. Ellas, por su afinada intuición, ven que no hay peligro y les suele caer majo con lo que no desconfían de él,  y bajan así sus defensas.
Este gusano, se irá acercando a la chica en cuestión que previamente le habrá indicado el amigo B y así, tras entablar contacto con ella y haberla desarmado, se le presentará, retirándose en un momento preciso pasando todo a depender de él.

Sólo puedo decir que un par de horas después, salieron juntos del bar, por lo que lo único que pude hacer fue rendirme a la evidencia y pedir otra copa, ya que, si triunfa uno, triunfa el equipo. 

Y ahora, mis admiradísimas mujeres, opinión.

12 comentarios:

  1. Pues como ya has levantado la liebre, habrá que estar atentas a ese hombre gusano y a los amigos tiburones que lo acompeñe.
    Divertida escena has montado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte reside en hacerlo sin que os deis cuenta, por lo que siento decirte San, que estáis perdidas.
      Otros dos para ti.

      Eliminar
  2. Está claro que el ligar es un arte (que nunca he dominado ni siquiera a nivel básico), pero seamos francos: ¿tu amigo era feo o gordo? Seguro que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante punto. No no lo era y eso cuenta mucho cuando todo depende únicamente de él, pero sin embargo en esta teoría, al físico es imprescindible allanarle el camino.
      Sigo intrigado por dónde llevaba tu personaje el arma.

      Eliminar
    2. Jajajaja, el arma siempre se lleva oculta hasta que llega el momento de entrar a matar. :D

      Entiendo que estas estrategias allanan camino. Que un hombre atractivo lo tenga más fácil si primero media un gusano (con perdón), no lo discuto. Que, gusano o no, alguien como yo pueda llevarse una buenorra, eso ya es bien discutible...

      Eliminar
    3. Los caminos del señor son inescrutables

      Eliminar
  3. Anda, mira... Primera noticia de lo del hombre gusano. No sabía que existía una criaturica llamada así a la hora del ligoteo. Ah, espera, que eso "ligoteo inducido", no? jajajaajaja.
    Pero vamos, que si sirve la técnica, ¿qué más da? Igual eso es el comienzo de una gran amistad.. Bueno, y quien dice amistad dice "lo que sea". jaajajajajaaj

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas bien sería tácticas de asalto. De todos, en este caso concreto, el fin justificaría los medios.

      Eliminar
  4. Jooooooo, ya estaba acabando mi comentario y me lo ha borrado :(
    Cawentó!!!!! Pues lo resumo en una frase. El único problema del plan es que el gusano deje de ser gusano.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, como toda gran teoría es su punto débil, por eso hay que hacer hincapié en una buena elección, aunque ni mi amigo ni yo mismo contemplábamos esa posibilidad.

    Me has dejado con la intriga del resto del comentario. Besos.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja yo soy experta (y me he encontrado en mi epoca de soltera) con la variante de la tecnica que expones, que vendría a ser la mujer gusano. Esa amiga (en un grupo mixto) que se acerca a las chicas y mas o menos el resultado es el mismo, al ser mujer lo unico que pretende es entablar una amistad con otras chicas, estas bajan sus defensas y ahi es cuando les presentas a tu simpatico amigo (que previamente te ha pedido que te acerques tu para romper el hielo)... es similar pero en vez de un hombre comprometido se cambia el cebo por una mujer... mas o menos jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra teoría distinta, y es que las mujeres quereís ver a todos vuestros amigos en pareja. ;)

      Eliminar