domingo, 24 de febrero de 2013

FANTASMAS EN EL CUARTO






Me encantan los sábados por la mañana cuando el sol se cuela por las rendijas de la persiana que quedaron abiertas la noche anterior. Me encanta que la claridad nos despierte obligándonos a cerrar los ojos para, un instante después, abrirlos dentro de ella y descubrir que es temprano todavía. Me encanta cuando cruzamos esa mirada cómplice  esa sonrisa pícara, y entre los dos cogemos la sábana y nos la echamos por encima envolviéndonos en ella, desapareciendo en su interior. 

Me encanta como brilla tu sonrisa iluminada por la luz que se despliega bajo la tela, como tus labios empiezan a besarme y tus manos a envolverme en caricias que quedan escritas en mi piel. Me encanta tu risa cuando descubro tus cosquillas, tus pataleos suplicándome que pare, como te cubres con las manos por la vergüenza cuando empiezo a recorrer tu piel, cuando miras tímidamente como me deslizo por tu cuerpo y los primeros gemidos que se escapan de tus labios. Me encanta tu sabor, salado y tan dulce, cuando ningún otro ha contaminado mi boca, ser tu lo primero que pruebo en el día.

Me vuelvo loco contigo ahí abajo, en ese mundo nuestro que hemos creado bajo la sábana, agitándola con nuestros movimientos, interrumpidos por un quejido que emite la puerta al abrirse, un segundo antes de escuchar la voz de un niño gritando por toda la casa; Papá, Mamá hay fantasmas en vuestro cuarto!!!

Cariño, los niños están despiertos. Voy preparando el desayuno.

12 comentarios:

  1. Coitus interruptus por los tocawebus de los niñus jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Bendita inocencia infantil... jajajajaaja
    Tengo yo unos amigos que, para volverse una miaja locos debajo de las sábanas, tenían que irse a un hotel y dejar a los niños con una amiga... Algún día contaré la historia.. jajaajajajaajajaj

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se irán a uno barato porque si no lo llevan claro.

      A tanto no hay que llegar, siempre hay huecos por ahí. Lo difícil es que no te venza el sueño.

      Eliminar
  3. Cachissssssss pero los preliminares han molado todo ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los preliminares siempre molan, aunque esta vez mas para una que para otro. ;)

      Otros mas! que no sea por besos.

      Eliminar
  4. jajaja... que pena por vosotros pero que ricura por los niños... en fin, en otro momento será, hay que desayunar fuerte para empezar bien el día jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, dos tostadas de jamón con aceite de oliva, cola cao, y zumo de sandia. Los desayunos del fin de semana es de lo mejor que hay,... a falta de pan, claro.

      Eliminar
  5. Yo ya he aprendido que esos "desayunos" son mejores entre diario, porque a las siete de la mañana los niños están todavía profundamente dormidos.
    Aun así, una de las mejores cosas que tiene mi casa es que todas las puertas tienen llave. Si bien es cierto que cuando aporrean la puerta se acaba todo, queda un pequeño margen para acabar lo que se ha empezado.
    Lo de meterse debajo de las sábanas... mmmmm... me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así pasa, que los niños no aprenden a hacerse el desayuno hasta bien mayores.
      Se crea un mundo nuevo totalmente por descubrir con un simple trozo de tela.

      Eliminar