martes, 23 de julio de 2013

LAS CUATRO TORRES






Subo al tren. Siempre igual, no se por qué me empeño en seleccionar asiento en la web, solo sirve para maldecir que nunca se corresponde con el que elijo, al menos si es ventanilla, y esta mesa facilitará mi tarea.

Arrancamos, la inercia golpea mi espalda empotrándome contra el asiento, nos empezamos a mover. Las cuatro torres que presiden Chamartín son testigos de que empieza mi viaje. Me despiden soberbias mientras allí, al fondo, otras dos se inclinan a modo de reverencia.

Las vias que discurren paralelas, poco a poco se van separando, cada una en busca de su propio destino. Tras veinte minutos, el paisaje se abre ante mí, sin embargo, ahí siguen, rozando el cielo de Madrid, todavía os puedo ver, orgullosas, firmes, engreidas.

-Os odio! susurro,
-Acabarás volviendo, contestan.

10 comentarios:

  1. Pero, ¿qué te han hecho las torres, criatura? Aunque bueno, yo como aún no las he visto "en persona", pues no lo puedo saber. Igual la próxima vez que vaya a Madrid y quiera ir a verlas, pues las termino odiando tb, quién sabe... :)

    Un beso con enlace glucosídico! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerdan una y otra vez que tengo que pasar por ellas ineludiblemente.

      Pero que enlace? Alfa o beta? Ya sabes que hay una gran diferencia energetica en ello. De cualquier forma, otro para ti, pero con los hidrogenos parriba.

      Eliminar
  2. A mí me gustaban los alfa, pero si a ti te apetece un beta... :)
    jajajaajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfa, alfa, donde va a parar. Los betas van mejor para las ensaladas.

      Eliminar
  3. Si regresas una y otra vez, será buena señal ¿no? si, espero que si.
    Besos bajo un sol abrasador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos decir que no es mala, aun asi, hay sitios que abandone en su dia, y que me gustaria que me vieran regresar, aunque hoy por hoy sea imposible.
      Y donde esta ese sol? Besos bajo estas nubes que amenazan tormenta

      Eliminar
  4. Me gusta que los edificios tengan vida, la verdad es que las torres tienen pinta de engreídas y orgullosas y eso que no las he tratado, ya hace mucho que dejé Madrid. Ya tienes nueva lectora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y seguramente lo son, porque tampoco yo las trato, solo desde la distancia, y seguiran siendolo hasta que el tiempo haga mella y las ponga de nuevo en su sitio.
      Bienvenida a este rincon.

      Eliminar