sábado, 18 de mayo de 2013

SIMPLEMENTE... ESTAMOS




La semana pasada, después de varias reuniones, decidí que me merecía una tarde libre. Fui a dar un paseo y terminé sentándome en una terraza a disfrutar del, hasta entonces, sol. Saqué mi paquete de tabaco y empecé a liarme uno con la técnica que me explicó Arteme. Lo encendí y acto seguido me recliné en el asiento disfrutando de como esa primera calada entraba en mis pulmones. Pedí una coca cola a la muchacha que me atendió sonriente y mientras volvía con ella observé a los clientes de las otras mesas, es un juego que me encanta, lo admito, analizar a las personas y averiguar sus conversaciones.

A mi derecha había una pareja de jóvenes abuelos que deberían rondar los setenta y algunos, cariñosos, él haciéndole bromas a ella, pellizcando su cintura mientras bebía. En otra mesa una pareja joven dejaba claro que se estaban conociendo, caras sonrientes, gestos suaves, leves roces, oídos atentos detonando interés. En seguida captaron mi atención.

En ese momento mi mente empezó a divagar. Me pareció muy curioso como desde pequeños tenemos una idea del amor, o de la vida en pareja. Pensamos que nos vamos a enamorar, que tendremos hijos, compraremos una casa, el trabajo que mas nos guste...etc. A medida que crecemos vamos viendo que esto no era tan fácil. Vaya por dios!, ese chico no te hace caso, ella tiene el mismo interés que tú pero con otra persona, te enamoras locamente, te desenamoras a leñazo puro, encuentras otros intereses, cosas nuevas... y ese mundo ideal empieza a cambiar.

Repito que me pareció curioso porque de chicos tenemos una idea de amor, de relación de pareja, y según vamos creciendo esa idea no cambia, mas bien se amplia. Todos partimos de esa base pero luego tu relación se puede sostener por otros medios. Hay quien se enamora perdidamente, y esa pasión la mantienen tras los años, es probablemente el caso de los abuelos de al lado, en otros casos no hay amor, hay quien se aguanta, salen a cenar y cenan, no hablan, se mantienen unidos, rutina, años, miedo, mucho miedo. Hay quien quiere tener un hijo y están juntos por ese motivo, otros se respetan y están bien, se ríen, no hay amor pero si cariño. Los hay con fecha de caducidad citando el símil de Anita, motivos económicos que nos mantienen juntos, un intercambio de intereses, el sexo, por supuesto, que es lo que mueve el mundo. Simplemente estamos. Cosas lícitas, cada uno con su vida y lo que esta te va dando, pero que disney se olvidó de explicar.

Bebí mi refresco, apuré mi otro cigarro, y tras la pareja joven, decidí marcharme y continuar con mi paseo. Quien sabe como acabaran estos dos? quizás se casen y finalmente acaben bien, o quizás como otros matrimonios, duren toda la vida.

lunes, 6 de mayo de 2013

EL JARDIN

Por fin este fin de semana ha hecho buen tiempo y he podido poner las plantas del jardín que después del invierno estaba muy tristón y además el porche necesitaba un poco de alegría.

Os pongo unas fotos para ver que os parece. Por poner una pega, me ha quedado un poco recargado, pero en conjunto, estoy contento con el resultado final.