domingo, 30 de junio de 2013

ESTRENANDO PIES

En esta vida se producen acontecimientos curiosos, que por mas que se repiten, dejan una sensación a la que no logro acostumbrarme, entre perplejo y sorprendido, que hace preguntarme como es posible que en estas condiciones haya llegado hasta aquí, y es que después de treinta y muchos años o cuarenta y pocos caminando, de repente un día acabo dándome cuenta de que no tengo pies. 

Lo sentí cuando aquello que tan bien me hacia sentir, de buenas a primeras, se acabo, la última vez que me casé, al ver a mi primera hija, cuando dejé toda mi vida para recorrer medio país para empezar otra nueva, y por supuesto, tras descubrir que, después de botellas de vino, de risas durante las cenas, de nacimientos y osos panda en forma de peluches, la amistad es efímera y se pierde como lágrimas en la lluvia.

Así que, aquí estoy, estrenando pies, pero eso si, estos con cinco dedos cada uno para pisar firme y a ver si, de una vez por todas, dejo de hacer el capullo.


viernes, 14 de junio de 2013

Y DE REPENTE SONO UN BANG III: RENDICIÓN




Las cinco y veintiuno de la madrugada y yo sigo dando vueltas desesperado. Cuanto mas vueltas doy, mas me encabrono, cuanto mas me encabrono menos duermo y cuanto menos duermo mas miro el reloj encabronandome aún mas.

Frustración, resignación, rechazo, malos compañeros que se agolpan en mi cabeza. No puedo mas, no aguanto mas, he decidido rendirme....

Y así pude dormir.