domingo, 31 de agosto de 2014

UNA HISTORIA DE VERANO

Me pedíais volver con una historia, y una traigo. Es una historia de amor real, puro, del más sincero que he podido conocer, y por supuesto, triste, como casi todas las historias de amor.

Ocurrió este verano, hace apenas un mes, en una playa de Huelva cerca de las seis. Me encontraba cobijado en la sombrilla, bien provisto de agua y pertrechado de gusanitos. Delante de mí estaba ella, jugando con las conchas que encontraba en la arena, protegida del sol, esperando que cayese la tarde para darse su baño en la bajamar.

Aburrida giró la cabeza, fijando su mirada en él. Permaneció inmóvil, quieta, observándole. Tenía la piel morena, oscurecida por el sol y de mirada clara. Se acercó con su ofrenda, las conchas más bonitas que ese día había recolectado, y pronunció unas palabras que no logré entender, no soy diestro en idiomas, pero que surgieron efecto.

Sentados en la misma toalla pasaron la tarde. Hablaron, rieron e incluso tuvieron tiempo de discutir, y a última hora de la tarde, juntos se encaminaron hacia el mar. No se separaron ni un momento hasta cerca de las ocho, cuando cada uno, en brazos de su madre, miraba como el otro se alejaba rompiéndosele el corazón.


22 comentarios:

  1. Los amores de verano tienen eso que duran poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por eso son tan intensos. Si duraran más perderían su magia.

      Eliminar
  2. Los amores de verano es lo que tienen que duran un intaste
    Tete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese instante se recuerda toda la vida.
      Bienvenida Tete.

      Eliminar
  3. ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
    me ha encantado
    estoy seguro que volverán a verse
    y si no se soñarán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se, dejaremos que actúe el destino, pero esta muy complicado.
      Eso si, en sueños todo es posible.

      Eliminar
  4. Muchas veces ese recuerdo es incluso más bonito, pero me da a mí que alguien se ha quedado con algún juguete de alguien y que volverán a verse, ya sea este verano o el que viene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincero, ella pasado un rato solo dijo "pela" y "uh?" y se puso a comer gusanitos, así que mucho me temo que el ya es historia.

      Eliminar
  5. Ainssss... un amor de verano es siempre tan especial... y cuando se es tan pequeño más... y tú lo has contado con una ternura tan bonita... uy que repipi me ha quedado no? Bueno lo dejo...
    Bienvenido de nuevo... :)
    Yo sigo escondida, pero volveré...
    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reivindico el ser repipi y cursi cuando se quiera y con lo que te venga en gana.
      Escóndete pero que yo te encuentre.

      Eliminar
  6. Huy, eso no se les olvidará a ninguno en la vida.
    Los amores de verano... Efímeros como ellos solos.

    Y quién sabe? Igual el año que viene vuelven a coincidir... O el siguiente... O el otro... Igual están "condenados" a estar juntos el resto de su vida y aún no lo saben...

    :)

    Besosssss!!! Los míos llegaron de sus vacaciones con el ánimo renovado, así que van a llegarte en un suspiro. jejejeeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho antes, no digo que no, pero el va a tener que currarselo mucho.
      Ahora, quien sabe, si compra gusanitos de sobra para todos...

      Los míos están muy cansados, me han traído una lata de anchoas.

      Eliminar
  7. Ainsss jajaja yo creo en estas coincidencias del destino... se encontrarán!
    Lo se... nunca lo sabremos si se volverán encontrar, pero tampoco podemos constatar lo contrario así que pensaré en el final bonito por llevar la contraria :)

    Bss

    ResponderEliminar
  8. Entonces no les desvelaremos que ya conocemos el final.
    Bss +

    ResponderEliminar
  9. Una historia amable para volver con mejor sabor de boca, muchas gracias

    ResponderEliminar
  10. Uy qué verano más tierno has debido de pasar. El año que viene más y mejor, no? Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso espero, que al menos, virgencita, me quede como estoy.
      Eso si, el destino, a día de hoy, es toda una incertidumbre.

      Eliminar
  11. Es increíble como el tiempo nos encierra, nos ahoga.
    Siempre podremos soñar con ese segundo más que se hace especial, pero ¿y hacerlo realidad?
    Gracias por tus visitas.
    Bailando con el viento en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso hay que vencer al miedo y atreverse.
      A ti por escribirlas.

      Eliminar
  12. Nada, nada, de vuelta a la guarde y el veranpo que viene otro. Eso es lo mejor de los amores de verano, que duran poco y no se pierde la magia ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se recuerdan toda la vida en esas noches de cigarros y silencios.

      Eliminar